martes, 16 de febrero de 2021

Vespa - Una leyenda en dos ruedas. - Maisto 1/18

Hablar de la historia de la Vespa es casi tan complejo como hacerlo con Ferrari, es decir pese a su relativa corta vida en comparación con otras marcas del mundo motor, ha tenido una evolución asombrosa trascendiendo las fronteras italianas para convertirse en un producto reconocido en cualquier parte del mundo.



Un concepto caracterizado por la búsqueda constante de la evolución, la mejora en la calidad de sus productos, ya sea en los materiales o su performance, como así también en el aspecto distintivo de la industria de Italia que es el diseño, siempre innovador, siempre rupturista, y por ende provocando reacciones antagónicas, te gusta o no te gusta, nada de medias tintas.

Como muchas empresas metalúrgicas europeas, finalizada la segunda guerra mundial, y habiendo estado esos años produciendo material bélico, se encontraron con una capacidad ociosa que hubo que ocupar en lo inmediato, so pena de desaparecer en el corto plazo.

Tal fue el caso de Piaggio & Cía, nacida en los años 20, que comenzó produciendo material ferroviario y motores para aviones en un pequeño taller en Pontedera, de allí durante la guerra salen potentes motores radiales para bombarderos, prototipos de aviones, helicópteros, y otros inventos revolucionarios como la hélice de rotor de inclinación variable, que sería luego adoptada por todos los fabricantes de material aeronáutico.

Es Corradino D´Ascanio el genial ingeniero detrás de todos esos inventos, y muchos más. Entre ellos, el scooter que nos ocupa, nacido como respuesta a una necesidad de primera motorización en una Europa devastada por la guerra y que empieza a reconstruirse lentamente.

El 2 de diciembre de 1945 el Piaggio MP5 ve la luz con su silueta inconfundible, con grandes innovaciones técnicas, como el cambio que se acciona desde el puño del manillar, mucho más intuitivo que en otras motos que recurrían al cambio de pie, o peor aún a una palanca estilo automovilístico.




Quiso la historia que fuera ella misma, con su línea estrechada en el centro y abultada en los laterales lo que produjo, ante su presentación a Enrico Piaggio, que exclamara “parece una avispa”. Es así como se bautizó finalmente al scooter.



Otro rasgo distintivo de la influencia aeronáutica de su creador es la rueda delantera con soporte monotubo lateral que sustituye a la horquilla y permite quitarla fácilmente, solución que hasta el día de hoy todas las Vespa siguen teniendo.



La principal innovación sin embargo, fruto también de la industria aeronáutica es prescindir de un cuadro de tubos como en toda moto, el que es reemplazado por una estructura de chapa estampada con una resistencia incluso mayor a aquel.



Mientras la Inoccenti Lambretta (su principal competencia) recurría al esquema clásico de un chasis con el motor ubicado al centro y transmisión a la rueda trasera, en la Vespa motor y cambio forman un único conjunto lateral adosado a la rueda trasera. Pura sencillez.



Todo esto se complementa con un espacioso escudo delantero, conteniendo la carcasa de la dirección, y una caja trasera que aloja toda la parte mecánica, oculta, y a su vez sostiene al asiento. Tapas laterales removibles dan acceso al motor de un lado y a la rueda de auxilio del otro.



La recepción del mercado fue cauta al principio, pero gracias a los planes de pago a plazo promovidos por la empresa hizo que se popularizara de tal forma que tan solo 4 años más tarde ya se habían fabricado 130.000 ejemplares, y la lista de espera para hacerse de uno era de varios meses.



La publicidad hizo lo suyo, apuntando principalmente al público femenino ya que la posición de manejo de estos vehículos es ideal para ellas, protegidas por el escudo delantero y viajando sentadas en lugar de montadas como en moto, facilitando el subir o bajarse.






Con el tiempo el furor por este producto fue creciendo en forma vertiginosa, se fundaron clubes de aficionados en varios países, organizándose caravanas, programas de TV y radio, y toda esta popularidad les permitió entrar al codiciado mercado estadounidense, el cual hizo explotar las ventas a niveles aún mayores.





En síntesis, y para no aburrir ya que no nos enfocamos en aspectos mecánicos de cada modelo sino como fenómeno en sí, se puede decir que la Vespa pertenece a esa restringida elite de productos industriales que han conservado prácticamente intacta su forma desde el momento de su aparición, a lo largo de su vida y hasta nuestros días, experimentando ligeras variaciones en su diseño, manteniendo sus prestaciones y la misma carga expresiva original.



La Vespa, junto con el Porsche 911 son dos claros ejemplos de ello, y solo le preceden la carabina Winchester y la Colt 1911. Esta última un auténtico caso límite en la historia del diseño, ya que trascurrido un siglo el modelo que se fabrica hoy sigue siendo idéntico al primero, el arma nació perfecta hasta en el más mínimo detalle y es, por tanto, imposible de mejorar.



La intuición de Enrico Piaggio y la mente privilegiada de Corradino D´ascanio hicieron posible la Vespa, un producto altamente innovador, no solo por lo que se refiere al momento en que fue concebida sino también de cara a un futuro que en los años de posguerra no era fácil vaticinar.



Las miniaturas de esta nota son de mi colección personal, todas de la marca Maisto y a escala 1/18 para complementar la exhibición de autos contemporáneos en la misma escala.



Tienen un molde fidedigno y un detallado francamente bueno en relación a su bajo coste.
Fueron atesoradas a lo largo de varios años de paciente búsqueda (que aún hoy continúa) tanto local como en el exterior, ya sea por internet o en viajes.



La variedad de modelos expuestos resume muy bien la evolución de este hoy mítico scooter, que sigue despertando pasiones en el mundo entero.

15 comentarios:

  1. A caramba! Esto es una nota "vespertina" a todas luces!

    Busco y busco... Ojalá consiga la Vespa Cosa 200, me encantaría manejar una algún día.

    Respecto a la selección variopinta de modelos Maisto logró captar muy bien la moto, atendiendo años, detalles y colores adecuados.

    Ahora a tono personal, de verlas me da dolor de cintura, es que manejé una y el motor a un lado siempre tendía a inclinar la moto de su eje vertical.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. La verdad es que están muy bien hechas, como dije en el post, comparándolas con fotos de las reales en un libro que compré hace un tiempo.
      Respecto a lo que me decís del andar recuerdo que mi viejo siendo usuario de Siambretta en su juventud, me contaba de las Vespas que andaban ladeadas, y yo no entendía por qué, hasta que supe cómo funcionaban.

      Borrar
    2. Y... es molesto hasta que los músculos afectados a mantener la moto derecha se desarrollan un poco... Un poco bastante.

      Borrar
  2. Gran colección de Vespa Julián, unas motos de esas que siempre te das vuelta para mirar en la calle. Mi preferida es la Paperino de 1945, moto famosa si las hay.
    ¿Les diste alguna ubicación especial en tu bunker?
    Abrazo!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Juan!, sí las tengo en un estante junto con autos italianos. Me alegro te hayan gustado!
      Abrazo!

      Borrar
  3. Es genial tu entrada, te felicito! Qué gran temática, las Vespitas... Mi hermano es un gran fan de estas motos y de los Mods, que como sabrás, tenían como una de sus señas de identidad el uso de estos "scooters". A tal punto llegó lo de mi hermano que fue el presidente del Vespa Club de Sevilla y tuvo un par de Vespas alguna de ellas incluso de los años 50, la suya estilo Mod apareció como portada de alguna revista de modas. Lástima que en un accidente la destrozó, sin tener culpa de nada.

    Excelentes todas, un placer leer la nota y recordar los modelos. Además de que están francamente bien reproducidas!

    Saludos y un abrazo!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Leí en un libro que compré hace un tiempo sobre toda esa movida que se creó alrededor del universo Vespa, es realmente asombroso, y qué bien lo de tu hermano que haya llegado tan lejos en su afición!
      Me alegro que te hayan gustado los modelos y la entrada, no sabía bien cómo encararla así que me decidí por hablar del fenómeno más que de la mecánica y evolución de cada una, la cantidad de modelos y variantes harían muy larga y tediosa su lectura.
      Abrazos!

      Borrar
  4. Muy interesante! cononocía la inspiración aeronautica de la rueda delantera, pero no sabía nada de que Piaggio hubiera inventado el paso variable, unos genios!
    Mi hermana tuvo un moped Piaggio hace como cuarenta años, y era una belleza, con soluciones mecánicas elegantes y muy prolijas, mucho más cuidada y mejor hecha que mi Zanella Andina, de mayor empaque y del mismo tiempo.
    Ahora en nuestro mercado siempre tuvo más presencia la Lambretta o me equivoco? quizás producción local?
    Lo digo porque recuerdo las motonetas (perdón por la palabra) chopeadas, pero siempre dejando caños a la vista.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Lo del paso variable es obra del ingeniero D´ascanio, más que de Piaggio, que era un empresario muy astuto y visionario. No quise ahondar en aspectos mecánicos para no aburrir al poco interesado en ello, pero tenían soluciones muy avanzadas para la época, por empezar la disposición mecánica ya comentada, la distribución rotativa, el diseño del pistón y carburador, la patada de arranque tuvo varias evoluciones, los cables ocultos dentro del manillar, y así podríamos estar un rato enumerando todas las innovaciones. En nuestro mercado efectivamente tuvo más presencia la Siambretta, que no era otra cosa que la Lambretta fabricada localmente por Di Tella bajo licencia. Mi viejo tuvo una de esas, y su aspiración siempre fue la Vespa, pero a principios de los ´60 eran muy caras respecto a las nacionales. Quizá las que viste no eran chopeadas sino que había dos modelos, la standard sin escudo delantero ni carenado (motor a la vista) y la de luxe con todo lo mencionado.

      Borrar
    2. ah, no sabía que ya hubiera Siambrettas chopeadas de fábrica, gracias por des-asnarme!

      Borrar
    3. Sí, de hecho Vespa en Italia intentó un ejercicio similar como para abaratarla, aunque por su concepción monocasco no podía prescindir del escudo delantero, solamente la pelaron un poco en los cobertores traseros pero duró muy poco (por suerte) ya que no obtuvieron la respuesta esperada. Era francamente fea.

      Borrar
  5. Preciosas todas ellas. Me gustan sobre todo las de la década de los 50. Son como más Vespa, de formas más femeninas. Las que vinieron después son más estilizadas e igualmente bonitas, pero menos carismáticas, a mi juicio. Pero repito, son tremendas también.

    Puede que hubiera una falta de evolución estética entre el periodo de finales de los 70 y comienzos de este siglo, por eso no me extraña que muchos aficionados se vuelquen en la colección de motos de antes de ese período.

    En cualquier caso, parece que Maisto se desenvuelve bien a esta escala y con esta marca. Te ha faltado una foto de familia, aunque entiendo que las “dificultades técnicas” deben ser insalvables. Con nuestros medios bastante tenemos en ocupar espacio con nuestras vitrinas, como para a estas alturas, tener un estudio de fotografía.

    Un placer contemplar tanta belleza junta. Un saludo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, me alegro te hayan gustado.
      Coincido en que las de los 50 y 60 son las más elegantes, por algo son hoy las más buscadas también.
      Maisto se lleva muy bien con las motos a esta escala, yo las colecciono desde mucho antes de aparecer estas Vespas, que me acuerdo las ví por primera vez hace como 15 años en un local de hobbies que yo frecuentaba (hoy ya desaparecido) y recién llegadas estaban en una caja surtida de 12 unidades, y tanto me gustaron que se las compré todas ese mismo dia, negociando un precio casi al por mayor.
      Las 7 restantes fueron apareciendo de a poco, evidentemente hay una "segunda serie" de 12 que no llegó así de ese modo con lo cual hay que ir mirando de vez en cuando si aparece alguna, previo chequear que no la tenga pues llega un punto en que uno ya no recuerda en detalle a cada una.
      La foto de familia la pensé pero para que entraran todas en un mismo cuadro la distancia habría sido muy grande.
      Saludos y gracias nuevamente!

      Borrar
  6. Excelente! y que lindos modelos.
    saludos!

    ResponderBorrar