miércoles, 30 de abril de 2014

Ford Mustang GT (1967) - AUTOart 1/18

Continuando con el homenaje al 50° aniversario del Mustang, le toca el turno al GT Fastback de 1967 que a tenor de los comentarios recibidos en la entrada anterior del 64 Convertible, es el que más adeptos parece que tiene.

Y no están errados, pues el '67 es considerado por muchos el mejor diseño de Mustang, y de hecho en éste se basaron para su revival de 2005/06




Pues bien, este modelo fue lanzado por AUTOart allá por el 2004, en tres versiones, una en color rojo, otra en verde oscuro de la película Bullit, y el dorado que hoy estoy mostrando.

Cada uno de ellos además del color difieren en las ruedas, y esa combinación fue decisiva en que eligiera el dorado, pues el rojo trae unas de con tazas cromadas, mientras que el verde del famoso film de Steve McQueen viene con unas totalmente negras que, sumado a lo oscuro de su pintura y su parrilla en negro sin ornamentos le dan un aspecto a mi gusto muy sombrío, por eso lo descarté pese a su fama cinematográfica que pedía a gritos su presencia en mi colección.

Lo ideal hubiese sido "me llevo los dos", pero esta escala por el espacio (y el precio, obvio) es prohibitiva para ese tipo de caprichos, de todos modos hoy día y ya con la madurez de los años en el hobbie no me arrepiento de aquella difícil elección.



Una toma casi calcada de la que trae en su caja, aquellas de la serie Millenium, con lujoso empaque doble, hoy ya desaparecidas en pos del "ahorro de costos", que por supuesto no se refleja en el precio actual de los modelos, sino más bien todo lo contrario.

Su aspecto general a primera vista es muy prometedor.

El perfil típico conocido como "fastback" que sigue una línea casi recta desde el techo para juntarse con la zaga, que le otorga ese caracter más deportivo al conjunto.


El frontal fue rediseñado, pero sin perder su esencia original.
Se acentuó el tamaño de la parrilla, haciéndola más prominente y logrando que los faros queden como hundidos hacia atrás.
El caballito sigue en su misma posición, lo mismo su bagueta central que incorpora unos pequeños faros de profundidad en sus extremos.
El paragolpes mantiene sus formas siendo recto con  dos soportes verticales, lo mismo que las luces de posición que fueron embutidas.

La trasera sigue el estilo original del Mustang 64, rediseñada con unos faros algo más grandes y curvados hacia adentro, al revés que antes.
El paragolpes mantiene su forma de U, la tapa del baúl adaptada a la caída del techo da lugar a un contorno bajo el cual ahora incorpora la leyenda Mustang, esta vez sí AA las puso con letras fotograbadas en relieve (muy lindas, pero cuidado!!), y la tapa del tanque de combustible es algo más grande y lleva en su centro las siglas GT.
Debajo, salidas cuádruples de escape acentúan ahora el carácter deportivo del auto.

Las llantas tienen un diseño muy de la época, y están pintadas de forma tal que parezcan realmente metálicas, algo que AA sabe hacer muy bien.
Los neumáticos, con delgada banda blanca tienen su marca grabada Firestone, es extraño pues rara vez AA le pone nombre a las gomas, estimo que tiene que ser por un problema de pago de royalties o algo parecido.


Detrás de esas ruedas otra especialidad de la casa, los frenos.
Discos de metal, con su cáliper en una posición un tanto extraña a 45°.
En la trasera en cambio, sus frenos son de tambor...imaginemos lo que sería frenar semejante y pesado bólido impulsado por sus holgados 300 caballos, con esos neumáticos y esos frenos...mamita!!!
Pensar que hoy dia cualquier autito de 70 CV trae discos a las cuatro ruedas, y díganme si eso no es marketing para sacar más $$$


La pequeña tapa de baúl apenas da lugar para extraer la rueda de auxilio, y el fondo luce la ya consabida alfombrilla cuadriculada que parece que era furor baulero en esos años.



Las puertas, con su ventanilla baja abren a un ángulo ideal para apreciar el otro plato fuerte que es el interior.


Como curiosidad, notar los cinturones que salen del "rollo" desde la consola central, y son obviamente solo de cintura.
Cuánto se ha evolucionado en aspecto seguridad desde entonces!


El paquete incluye una consola de techo.
Pese al realismo del conjunto, y a diferencia del ERTL, los asientos no son operativos en ningún aspecto, y mucho menos los parasoles.

Antes de ir al motor, otra perlita.
Esas branquias del capot, en realidad no son tomas de aire (pues están invertidas al sentido de marcha) sino que alojan sendos indicadores de viraje, que el conductor puede ver desde el interior, cosa bizarra y poco práctica si las hay..., pero volvemos al marketing y esos pequeños detalles o espejitos de colores como aquí los llamamos. 
Hoy dia las automotrices viven prácticamente de todas estas huevadas intrascendentes.

Volviendo al hilo, AA hizo un brillante trabajo, pues ambas piezas son en metal fotograbado y copian fielmente a las originales que estuve viendo por fotos en internet.



Ahora sí, el capot.
Y con varilla de sostén! que en aquellos tiempos de AA no era cosa usual, sino rareza...



El motor, si bien es completo, creo que no está a la altura de la miniatura en general.
Hay que ser justo con lo bueno, y con lo malo.
En esto, el ERTL le sacó varios puntos de ventaja.



Pues bien, ya llegando al final, cerramos todo y le damos una última mirada desde arriba:


Y también desde abajo, donde está todo lo que debe estar y con sus colores adecuados.


Y parafraseando a un amigo cordobés, Magnificent Mustang GT !



12 comentarios:

  1. Para mí éste fue uno de los mejores modelos que hizo AA en esa época, con aquellas gloriosas cajas blancas y la foto del modelo por fuera... En esos tiempos yo tuve un Shelby GT500 basado en éste (no recuerdo si era de GMP), y pensé en hacerme con el rojo (a mí me agrada más en ese color) siendo el dorado la opción más exótica y descartando el Bullitt (por los mismos motivos más o menos que tú dices).

    Curioso lo del indicador de virajes, y el famoso hule de cuadritos del maletero aparece en una cantidad enorme de coches americanos de entonces.

    Gran modelo, sólido en todos sus aspectos y para mí, sin nada negativo que añadir. Alabémoslo!

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio!
      Mustangs hay para todos los gustos, el rojo es hermoso también, pero como comenté la escala obliga a decantarse por uno solo si se es como en mi caso generalista, que trata de tener un modelo lo más representativo de cada especie, ahora bien ya si uno es fanático del auto hay material suficiente como para una colección temática.
      El modelo en particular coincido en que es uno de los mejores trabajos de AA no solo de la época sino que compite holgadamente hoy dia con muchos otros del catálogo actual.

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Personalmente el Mustang que mas me gusta es el modelo hardtop de 1965 y en color rojo, se puede ver uno idéntico en la película "Lock Up" de 1989 con Sylvester Stallone.
    La versión fastback que mostrás por supuesto que también me gusta, y mas en este color donde no es tan habitual verlo, como se luce AA en 1/18!!

    Congratulations!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le comenté recién a Antonio, la paleta de opciones de Mustang es muy variada y hay para todos los gustos.
      El hardtop original también lo tengo, de la desaparecida marca Mira española y es dentro de su segmento una muy buena réplica, de las mejores que hizo aquella firma.
      Saludos!

      Eliminar
  3. recuerdo el viejo adagio popular de que "no hay mustang feo",
    ahora entiendo por qué te gusta más el 67 que el 64,
    es como una pasada en limpio del anterior, acentuando rasgos y eliminando las pegas.
    el fast back, el color, las llantas y las bandas laterales le suman muchos puntos al aspecto al punto que cuesta ser objetivo,
    y tener que admitir que la elaboración del modelo no es tan copada como el colorado sin techo, sería interesante saber si el precio confirma esa diferencia de calidades.
    en todos casos, es un excelente compañero de vitrina para el colorado.
    ahora quiero ver algún mustang ochentoso, a ver si te animás!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gustan ambos, cada cual con sus cosas particulares.
      La elaboración del modelo es de las mejores en su clase, lo que no tiene (y AA nunca o casi nunca ofrece) es tantas "features" o chiches como tiene el ERTL que lo destacan en ese aspecto.
      Paradójicamente en precio es todo lo contrario, siendo ambos del 2004 salió más barato el ERTL, saque Ud. sus propias conclusiones.

      Mustangs ochentosos (de los que aquí vimos por las calles) no conozco en esta escala, sí noventosos que son igualmente horripilantes y que, nobleza obliga, compré en los albores de la colección, hoy creo que si hubiera que hacer una lista de "modelos a desprenderse de" sería sin lugar a dudas el que encabeza el ranking.


      Eliminar
  4. Excelente, y mucho más interesante que el famoso verde de Hollywood (a pesar de Steve McQueen...); muy raro lo de los indicadores de viraje, perfectamente reproducidos por AA. Y me encantó eso de "en pos del 'ahorro de costos', que por supuesto no se refleja en el precio actual de los modelos"; ¡claro! Ahorro de costos, no significa precios más bajos para el coleccionista, sino ¡más ganancia para el fabricante! "Ahorro de costos" + plusvalía = mayor ganancia...
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual, todo recorte de costos no va al precio sino al bolsillo de ellos, en todos los casos pierde el coleccionista.
      Abrazo!

      Eliminar
  5. Precioso el Mustang, Julián, y a juzgar por las descripciones que hacés del resto de la oferta de AutoArt, hubiera hecho la misma elección que vos. Todos los detalles me impactaron, el interior es fabuloso también. Respecto a los indicadores de giro, te acordás que aquí en Argentina Dodge los incluía en sus modelos? Desde el Coronado hasta el 1500, estaban puestos sobre los guardabarros delanteros, eran unas salientes cromadas con un acrílico apuntando al parabrisas, desde donde el conductor miraba ese "chiche" totalmente inútil y que nada hacía ni por la seguridad ni por la estética.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los recuerdo porque tuve un Dodge 1500 con esas "features", pero no lo mencioné porque pensé que nadie se acordaría de eso jajaj, en el caso del milqui aparte de funcionar como indicadores de viraje, el del lado del conductor además era una suerte de alerta de consumo, por ejemplo doblabas una esquina en 3ra y obviamente tenías que apretar más el acelerador para que el auto recupere marcha, eso hacía encender la luz de advertencia, obviamente si lo manejabas a fondo todo el tiempo la luz no se apagaba nunca jajajj.

      Volviendo a la miniatura, es una pequeña joya como la mayoría de los AA, date una vuelta por el anterior que mostré, que tiene lo suyo también.

      Saludos!

      Eliminar
  6. La verdad es que éste auto es más que propenso para sacarle fotos como la última, posee uno de los frentes mas icónicos, conocidos y deseados del mundo automotor. No así el cordobés amigo suyo que tiene un rostro que es todo lo contrario.
    Ya lo ví muchas veces por fuera, y quien más, quien menos, todos llegan a una idea de lo que es el Mustang. Pero esta miniatura llega mas lejos en su interior que tratándose de un auto tan deseado es fundamental.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero bueno, usted también mire con quién se compara!

      Eliminar