viernes, 4 de noviembre de 2016

Chevrolet Corvette Manta Ray (1969) - AUTOart 1/18

Algunos colegas comentaron estos dias los aniversarios de sus respectivos blogs.
A raíz de ello presté atención al mío y, para mi sorpresa, constaté que ya van más de tres años desde aquel mayo de 2013 en el que inauguraba este espacio propio con el Land Rover Series 1 de Minichamps en 1/18

No fue hasta hoy que otro hito me llamó la atención, nada menos que la entrada Nro 100.
Al lado de mis compañeros de ruta estoy lejos aun, pero tan solo pensar el tiempo que le dedico a cada una entre fotos, reseña y renegar con esta plataforma poco amigable, todo esto multiplicado por cien no es nada despreciable. Por eso es que voy a presentar un modelo que esté a la altura de la circunstancia.

Ahora bien, es dificil elegir uno entre los muchos que se me vienen a la mente y que con justicia esperan un lugar en este blog, pero bueno, la decisión recayó sobre el Corvette Manta Ray de AUTOart en 1/18 al que hace rato tenía ganas de fotografiar y redescubrir luego de 12  años en mi colección.


 
El Manta Ray fue la última evolución, el tercero de los Corvette concept que se iniciaron en 1961 con el Mako Shark, diseño de Larry Shinoda bajo la dirección de Bill Mitchel

Cuenta la leyenda que la denominación y singular coloración de este primer concept se originó en la de un tiburón que Mitchell tenía colgado en su despacho y pidió a sus colaboradores que replicaran en el auto la pintura en degradé desde el azul en su cintura al blanco en su parte inferior.



Este prototipo, fue un éxito apenas presentado al punto que sus principales rasgos dieron origen a la generación C2 del Corvette, el famoso Sting Ray. Era también la primera vez que se ofrecía un modelo coupé con techo, ya que las dos primeras generaciónes eran convertibles.

El concept original fue modificado en 1965 para dar origen al Mako Shark II, con identico esquema de pintura pero de líneas redondeadas con cintura estilo botella de Coca Cola, un frontal bajo y puntiagudo y escapes laterales de sección cuadrada y gran tamaño. La tecnología estaba a la vanguardia, con 14 motores eléctricos que movían distintos dispositivos, desde asientos, ventanillas, un alerón trasero, un paragolpe de protección retráctil para cuando el auto estaba estacionado, caja de cambios automática con control remoto, etc. Una vez más, el estilo del Mako Shark II daba origen a la siguiente generación, la más icónica de la historia del Corvette, la C3 de 1968 que con mínimos cambios perduraría por otros 15 años.

 
Finalmente, el Mako Shark II es nuevamente reformado en 1969 para crear el modelo que hoy presento, el Manta Ray. Los cambios se centraron fundamentalmente en la parte trasera, con una caída más recta y fluída, los escapes laterales de forma más convencional, un frontal con spoiler y protegido por un pequeño parachoques, incorporando 3 faros de quarzo halógenos por lado bajo una cubierta de plexiglás. El motor pasa a ser un ZL1 con block de aluminio y 427 pulgadas cúbicas.


La Miniatura

Es dificil describir las sensaciones que este modelo despierta, no solo por el auto en sí que es único en su especie, bellísimo y de vanguardia para la época, sino por el cuidado y esmero con que fue reproducido, a la misma altura de lo que el prototipo representa en la historia del Corvette, un justo homenaje a su genio creador y al legado que dejó para el futuro de este auto que como dijimos dio origen a su generación más icónica, hablar de Corvette es pensar en un C3 y luego en el resto.

Diría sin temor a equivocarme que es una de las obras cumbres de AUTOart en todo sentido, comenzando por la pintura y en especial ese degradé inferior que tanto costó reproducir al equipo de Mitchell y que se plasmó en la réplica de forma perfecta, y siguiendo con cada pieza que la compone, ruedas, carrocería, interior, etc sin la más minima imperfección, lo que habla de un control de calidad de altísimo nivel. Todo es absolutamente impoluto, muy pocos (contados con una mano) modelos de mi colección, aún los de marcas de (supuestamente) mayor calidad han llegado a este grado de perfección, al punto tal que da miedo tomarlo, algo similar a cuando uno toca un vidrio y no puede evitar dejar la huella marcada en esa superficie tan tersa y brillosa.

Por lo comentado, es que me pareció el más adecuado para esta humilde celebración de la entrada N° 100 de mi blog. Y como las palabras no alcanzan, compensamos entonces con unas cuantas fotos, que espero disfruten.




















































17 comentarios:

  1. Felicidades por tu aniversario de blog!
    Este AA es un viejo conocido, desde hace muchos años lo ví por varios foros y nunca me canso de admirarlo. Como bien dices, el trabajo de pintura es una "pasada", algo para observar detenidamente.
    Y es de una época cuando los AA eran más o menos asequibles, ahora "se han subido mucho a la parra".

    Una joya para legársela a tus descendientes, y creo que para no sacarla nunca de la vitrina... si acaso, manipular con guantes de cirujano!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy cierto lo que dices de los AA que se han ido por las nubes, últimamente casi que no he comprado ninguno cuando en esa época capaz eran dos o tres al mes. En cuanto al blog, no es aniversario sino "tan solo" las 100 entradas.
      Saludos amigo!

      Eliminar
  2. Lo primero felicitaciones por el Blog.

    Este Corvette es una maravilla se le mire por donde se le mire nada que ver con mi ya veterano Corvette de no se que generación pero que guardo como el mas preciado de mi tesoros por ser uno de los primeros coches de Radio control que me regalron mis pares hace mas de 25 años atrás.


    Esta joya de miniatura merece todo tipo de alabanzas pues Aa le hizo justicia a su belleza

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pau, igualmente no hay Corvette feo, este en particular sale de lo común. Enhorabuena por el que todavía conservas de la infancia.
      Saludos!

      Eliminar
  3. Ya las ruedas bastan para exhibirlas por sí solas!
    Realmente es notable la precisión y limpieza con las que estan aplicados los detalles .

    Es un digno invitado para las cien emisiones.

    Felicitaciones , y Cent'anni !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, las ruedas es uno de los rasgos más impactantes.
      Gracias Master!
      Abrazo

      Eliminar
  4. Primero Julián, felicitaciones por las 100 entradas; cuesta llegar a ellas, cuesta buscar fotos e información del coche del real, cuesta sacar las fotos a la miniatura, y más cuesta armar todo.
    El Manta Ray es un coche exquisito, y esta miniatura creo que aún lo supera. Ahora, que bella la modelo de pezones erectos que posa junto a él!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan, sí claro que cuestan, armar algo más o menos resumido y sin caer en el "copy paste" de algun otro sitio ni en la facil de un traductor que te escribe todo estilo Tarzán.
      Vamos por otros 100 entonces.
      Abrazo!

      Eliminar
  5. Del auto real no recordaba el parabrisas en V, un recurso que siempre me resulta atractivo.
    y què extraño es el tablero!
    Del modelo me quedo con las ruedas, son piezas de real filigrana.
    Los cinturones de seguridad son maravillosos,
    pero la verdadera vedete es el diseño propiamente dicho, con el degradè azul.
    Indudablemente una buena elecciòn para celebrar el cienavo post.
    Feliz aniversario amigo mìo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El parabrisas en V es tu fetiche jaja.
      Las ruedas son lo mas impactante, y en vivo ni te digo.
      Gracias por acompañarme en todas estas entradas.
      Abrazo!

      Eliminar
  6. Felicitaciones por esas 100 publicaciones y por muchas mas.
    El modelo muy a la altura de la celebración. El trabajo del esfumado en las tonalidades de la pintura es obra de artesano y el acabado está de "carshow".

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eddie, me alegro te haya gustado!
      Un saludo!

      Eliminar
  7. Que lindo tiene el Corvette señor!

    La verdad es que toda la saga desde el Mako al Manta Ray enamora, mezcla de auto y obra de arte.
    Desde que supe de su existencia fué mi dream car por excelencia lejos de todo rebusque europeo.
    Ahora el tablero es terreno de sorpresas ya que si bien conocía mucho el exterior no imaginaba un interior tan limpio con un tablero de instrumentos minimalista y una consola central repleta de botones, extravagante en todo sentido.

    Felicitaciones por los 100!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos estos concepts son geniales, el tablero sorprende por lo simple y tal como decís limpio, amén del color claro que lo hace mucho más amplio pese a ser un 2 plazas estricto.
      Gracias por la compañía en estos 100.
      Abrazo!

      Eliminar
  8. Qué maravilla Julián! Sin dudas tanto los prototipos como los Corvettes de serie de aquellos años son los coches más hermosos de todos los tiempos, para mí haciendo podio junto con los Citroën DS. La maqueta es increible, imposible ponderar un detalle por sobre los demás, es una joya realmnente. Y el detallado interior llama la atención porque si uno no tuviera en cuenta las conocidas formas externas, bien podría tratarse de un concept contemporáneo, como si el medio siglo no hubiera transcurrido. Es un innegable mérito de aquellos diseñadores. La única pena es que Auto Art no lo haya hecho a este Manta Ray en 1/43, al menos nunca lo ví, siendo que sí existen los Stingray y Mako Shark en esa escala.
    Saludos y felicitaciones por las 100 entradas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Diego, la verdad que la miniatura es maravillosa, no hay palabras para describir la sensación de tenerla en mano. En 1/18 existe el Mako (lo tengo tambien) pero no el Mako II que por lo visto era muy bello de líneas también, quizá algún dia lo editen. A los diseñadores de esa década no hay con qué darle, tanto norteamericanos como europeos, fue una época muy prolífica.
      Gracias por las felicitaciones.
      Saludos!

      Eliminar
  9. Recuerdo cuando lo mostraste en no de los tantos foros que estuvimos, y quede maravillado con este Corvette, vuelvo a sorprenderme con este Autoart que es una exquisitez.
    Saludos!

    ResponderEliminar