lunes, 28 de noviembre de 2016

Buick Riviera (1971) - Yat Ming 1/18

En 1971, para substituir la generación anterior del Riviera que se venía produciendo desde 1966, vino un modelo nuevo, agazapado y sólido con una distancia entre ejes levemente más larga y un poco más pesado que su predecesor.
El diseño de cupé de lujo era inusual para la época, en particular la parte posterior de la carrocería y el techo, estilizado en la forma de la popa de un barco, motivo por el cual este coche fue apodado "boattail".
El exterior de la tercer generación impresionó a todo el mundo. La compañía había decidido volver a la "cara de tiburón" – en la forma de una inclinación inversa de la parrilla, pero la mayor atención sigue centrada en su mencionada "boattail". Este enfoque de diseño fue muy popular en los años 30, pero en 1971 esta decisión fue muy controvertida.
Debido a esto, la ventas de este muy buen coche cayeron en picada, pese a que esa inusual forma de la trasera estaban inspiradas en el exitoso Corvette Sting Ray de los 60´s.
La motorización, pre crisis del petróleo, era un V8 de 455 pulgadas cúbicas, de gran torque pese a lo cual era considerado un auto lujoso y rápido, antes que un deportivo o musclecar.
Durante su corta vida de 3 años, esta segunda generación sufrió leves cambios. La cola de bote como dijimos, aunque bella, no fue muy popular y por ende las ventas no acompañaron, poco menos de 34000 en 1971 siendo el 72 y 73 aún más bajas.


La Miniatura

Este bello modelo está en mi colección hace más de una década, a poco de aparecer en el mercado.
Siendo una marca "base" una vez más Yat Ming nos deja una agradable sensación al contemplarlo, notando enseguida que aún austeramente se pueden hacer bien las cosas sin acudir al abuso de cromados ni por otra parte omitir detalles aunque sean éstos mínimos en pos del consabido ahorro de costos.
De peso considerable dado el tamaño, tiene un molde perfecto, tonalidad y aplicación de pintura impecables así como todo el tampografiado de las insignias, contornos de vidrios, molduras etc.
El interior es más que correcto teniendo en cuenta su origen, mientras que el motor es lo habitual, es decir lo básico, en ese aspecto no han evolucionado mucho como sí lo han hecho con el exterior.
Como sucede en la mayoría de los Yat Ming se lucen aún más con algunos retoques, en este caso sombreado de parrilla y rejillas traseras de ventilación, culminando con el ahuecado de los caños de escape, los que fiel a la costumbre vienen macizos y quedan francamente feos.
En síntesis, poca cosa hubo que aportar para tener un digno ejemplar del Riviera, una buena forma además de conocer el modelo hasta el último rincón ya que uno compara con fotos del real para hacerlo, lo que implica buscar e informarse, a mi modo de ver es la parte más entretenida de este hobbie.











15 comentarios:

  1. Bueno , los cromados que tenian que estar , están , ¡y cómo! . El paragolpes trasero , que es enorme , se ve impecable . El motor está , y definido en sus componentes principales ; por ahí en otros modelos de mayor enjundia , abrís el capo y salta un payaso .
    La miniatura es para gozar . El sujeto en cambio , tiene una estética tan particular ... No es un dato menor que ni a los norteamericanos les haya agradado mucho .
    ¿Me pregunto qué ventilarían las rejillas traseras?

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, la estetica es cuestionable en algunos puntos. Esas rejillas eran de ventilacion del habitaculo, quisieron hacer algo revolucionario hasta en eso y resulto un fracaso ya que segun leí tenia filtraciones de agua y al año siguiente las eliminaron.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Boattail eran los de antes!
    La verdad es que yo estarìa en el porcentaje que no comprò este auto.
    No obstante, como bien decìs, el modelo se ve muy bien logrado, sobre todo en las vistas exteriores que no tiene demasiado que envidiar a marcas de mayor costo.
    Por dentro veo algunos detalles que quedaron a mitad de camino por cuestiones de costo, como los detalles del torpedo del acompañante o el volante, todo en riguroso monocromo. El asiento tambièn se ve de un solo color pero parece solucionar el efecto a base de texturas para la asentadera.
    Volviendo afuera, se ve perfecto, la delicadeza de las llantas, la diafaneidad de los cromados y la suavidad de la pintura invitan a acariciarlo con la mirada.
    Magnificent Yat Ming!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obvio que no es un Autoart, creo que el balance es mas satisfactorio aun teniendo en cuenta que cuesta un quinto que aquel.
      Abrazo!

      Eliminar
  3. Cierto, es digno, pero cumple mucho más por fuera que por dentro. En el interior ahorraron costes, sin duda.
    Pero el modelo original es soberbio, excesivo, apabullante... "americanada" total! (uds. me perdonarán que lo llame así, sabiendo que son tan americanos como los del norte).

    Típico modelo que me gusta ver pero que no tendría ni aun pudiendo.

    Saludos y gracias por mostrarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, como le dije al Gaucho, todo no se puede, aun asi para mí aprueba con creces.
      Saludos!

      Eliminar
  4. Una verdadera delicia este Buick una carrocería que me ha enamorado esta de dulce

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. ¡Tremendo catamarán!
    Mirándolo de frente, otro de los tantos barcos yankees; pero al verlo desde atrás, justifica estar en cualquier museo o colección del mundo. Hermoso.
    Concuerdo totalmente con tus palabras:
    "...ya que uno compara con fotos del real para hacerlo, lo que implica buscar e informarse, a mi modo de ver es la parte más entretenida de este hobbie."
    Exacto amigo, no hay nada como buscar información de los modelos que presentamos (y que decirte en el caso de los coches de competición). Uno aprende mucho haciendo lo que más le gusta; y no me refiero al tema "fierros", sino a todo lo que hace al contexto social que se vivía en su momento, ya que siempre nos enganchamos leyendo algo que tiene que ver con el modelo, pero que te lleva a descubrir cosas impensadas.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Juan, el hobbie es un todo, se empieza con la compra del modelo y luego viene el saber su historia. O a veces es al reves, buscamos aquel auto del cual nos gustó su historia.
      Abrazo!

      Eliminar
  6. Coincidimos en este modelo pero el mío es en dorado.
    Luce muy bien en ese color claro también y por esos exteriores tan precisos ya valió bien la pena.
    Y el modelo en las manos es bastante pesadito.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eddie, si cierto, es muy pesado, que suerte que lo tienes y lo compartamos, por lo general todos los Yat Ming venían en dos colores, a tí te tocó el otro. Saludos!!

      Eliminar
  7. Me gusta mucho el frontal del auto, ya el resto es un poco insulso (el real) y el modelo no tiene otra que seguirlo.
    Ser diferente para ser competitivo es un arma de doble filo, puede salir muy bien... o puede salir una cola de bote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me entró primero por el frontal, muy agresivo. Despues la historia del auto yanqui esta llena de aventuras de diseños raros, la mayoria de las cuales terminó en fracaso, ya forma parte del adn de estos tipos.

      Eliminar