viernes, 30 de septiembre de 2016

Studebaker Avanti (1963) - Signature Models 1/18

Para mediados de los años 50 el fabricante independiente de autos Studebaker estaba en crisis. A principios de la década le había ido muy bien, pero los tres grandes de Detroit estaban copando el mercado con avances tecnológicos y una febril guerra de precios.
La desesperación los hizo cometer malos negocios, asociándose con Packard, otrora fabricante de los autos más lujosos de Norteamérica, pero la fusión casi los llevó a la ruina.
Un bajo volumen de ventas y escaso margen de ganancias para tener precios competitivos en el mercado, requerían acción inmediata para revivir la marca. La idea entonces fue desarrollar un auto deportivo que fuera revolucionario.
Para ello volvieron a llamar a Raymond Loewy - famoso por haber rediseñado entre tantas cosas la botella de Coca Cola y el logo de Lucky Strike -, quien había dibujado alguno de los más grandes éxitos de la marca en los años 50, como el Champion de 1951 y la cupé Starliner de 1953.
El equipo de Loewy dibujó un modelo totalmente diferente a lo conocido, y casi de porte europeo: carecía de líneas rectas, no tenía parrilla, era escueto en sus adornos, y visualmente era futurista. El nombre Avanti, del italiano "avance" remarcaba aun más estos atributos.
Todo esto se vio opacado por la premura con que la Studebaker lo puso en producción, adaptando una novedosa carrocería en fibra de vidrio al chasis obsoleto del Lark y a un vetusto motor de 4.7 litros de 1951 el cual era pesado y con una performance muy inferior a lo que se podría esperar de un auto supuestamente deportivo como el Avanti.
Se presentó en Nueva York en 1962 y se apuraron a comercializarlo al año siguiente sin los debidos ensayos y pruebas, esto trajo aparejado innumerables problemas de calidad, el auto era dificil de manejar, poco potenciado y caro ya que competía en precio con el Ford Thunderbird y el Corvette Sting Ray, ambos claramente superiores.
Todo este dislate tuvo resultados obvios, producción de tan solo 3800 ejemplares en 1963 y de 800 en 1964, fue el tiro de gracia a la Studebaker que terminó cerrando sus puertas en 1966.
Los moldes y la marca Avanti fueron vendidos a los dueños de una cadena de concesionarios quienes los siguieron produciendo en forma independiente, con algunas mejoras pero a costa de incrementar su precio hasta llegar al doble de un Ford Mustang de la época. Así, y con sucesivos cambios de mano que sería extenso enumerar aquí, el Avanti sobrevivió casi 40 años más en limitadas producciones, hasta bien entrado el presente siglo.


La Miniatura
Hace tiempo que el Avanti se merecía un lugar en este blog, asi que puse manos a la obra con las fotos.
El modelo es de la marca Signature Models, una firma que supo producir a principios de los 2000 muy buenas réplicas a precios más que lógicos en función de la buena calidad que presentaban.
Entre sus virtudes destaco la calidad percibida en forma de excelente pintura y cromados, buen molde e interiores muy realistas, en este aspecto solo denota su antigüedad al abrir las puertas y encontrarse con esas bisagras de brazo, hoy dia casi extintas aún en las marcas más básicas.
En síntesis, un ejemplar más que interesante por su historia, siendo Signature hasta el presente la única marca que lo ha editado en esta escala.
 



 

 







 



 

12 comentarios:

  1. Que frontal mas extraño, como si tuviera motor trasero, resulta trasgresor si se piensa en la refrigeración del motor. La verdad toda la trompa no la siento europea, ni parece digna de un gran diseñador, poco grácil si se quiere pero eran los 60s y los intentos de originalidad se veían así, podría hacer juego con un Stutz.
    Ahora la trasera es una delicia, armónica, no tan antisonante con lo que se espera de un deportivo, ni original, pero que bonita es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue transgresor en muchos aspectos, el frente sobre todo, pero como le pasó a muchos en USA que quisieron patear el tablero abruptamente no les fue bien, por un lado el conservadurismo del mercado, los boicots de los grandes y justo es mencionarlo también la torpeza y desesperación de los innovadores lanzando algo sin los debidos ensayos y pruebas. Allá los errores no se perdonan. Lo que menciono como europeo es el porte del auto, más bien tirando a chico en comparación a los transatlánticos que son usuales en el país del norte.

      Eliminar
  2. Da igual, lo haga quien lo haga es un automóvil siempre interesante. Uno de mis diseños americanos preferidos de todos los tiempos. Y encuentro muy bueno tu modelo, en serio, tan solo el motor no parece demasiado bueno pero ahí está.

    Gracias por mostrarlo, debe ser una rareza por que yo nunca lo había visto... y eso que me pasé años viendo fotos de modelos a 1:18 en muchos foros!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te haya gustado Antonio, y por otro lado me sorprende que no lo hayas visto antes, un orgullo habértelo presentado entonces, todos aprendemos mucho leyendo los blogs de otros colegas que en función de los gustos y preferencias de cada uno hacen que nuestro abanico se amplíe constantemente. Saludos y gracias por pasar!

      Eliminar
  3. Es realmente raro , y para la estética automotriz estadounidense contemporánea debío ser directamente revolucionario . ¡Si tuviera los espejos mas tirados hacia adelante pensaría que es japonés !
    El modelo , por supuesto , se disfruta por la proporción y el detalle que permite la escala ; además el color lacre lo hace lucir mucho más que el dorado de la foto real .
    ( Sin la parrilla , ¿cómo se daba cuenta uno de que era un Studebaker?)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que fue revolucionario, como le pasó en su momento al Tucker saliéndose de todo lo establecido.
      Buena pregunta la tuya, aunque un diseño tan singular no requeriría presentación, distinta sería la cosa si hoy dia pasara algo similar, ya ni con emblemas los distinguís imaginate si ellos!

      Eliminar
  4. Grandioso e interesante este Studebaker Julian me encanta y el color le sienta como un guante

    Enhorabuena por él


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo, me alegro te haya gustado.
      Abrazo!

      Eliminar
  5. nunca fue mi diseño favorito, me resulta bastante fulero y hasta desprolijo, si hasta pareciera dibujado por distintas personas que no se hablaran entre si.
    de todos modos la historia es apasionante, tanta gente que participó "post studebaker" si mal no recuerdo hubo hasta industriales japoneses en el medio, desarrollo de versiones spider y cuatro puertas y no sé si hasta alguna limousina.
    el modelo se ve bien parado y con una sobriedad que se ajusta a la onda "limpia" del avanti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo aniquilaste! y eso que sos de los que te gustan los autos raros.
      Es cierto, tuvo más vida post Studebaker, curiosamente.
      Saludos!

      Eliminar
  6. Excelente e interesantísimo auto, del cuya existencia me enteré gracias a uno de los viejos programas especiales de Histori Channel, llamado "Automóviles". A pesar de su fracaso en cuanto a ventas masivas, se convirtió en auto de culto, al punto de haber sido fabricado muchos años aún luego de la desaparición de Studebaker, con su propia marca "Avanti". La miniatura de Signature no escapa a las características de sus productos, aún en 1/43: terminaciones mejorables pero moldes fantásticos. Te felicito por esta pieza, que aún en 1/43 es muy difícil, creo que la de Buby, aún con sus desproporciones fue la pionera. Ahora salió una de BoS, creo, que es de resina y está muy buena.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual, es un auto muy interesante y casi infaltable diría, pensé que lo habían hecho en 1/43 esta marca, pero por lo que decís no fue así.
      La de Buby también es figurita dificil entre los "collector classics", es curioso.
      La de BoS debe ser fantástica, pero asi también debe costar.
      Gracias por pasar Diego, saludos!

      Eliminar