jueves, 1 de septiembre de 2016

Lincoln Zephyr (1937) - ERTL Precision 100 Series - 1/18


Henry Ford adquiere en 1922 la quebrada compañía Lincoln Motor Co interesado en completar su gama de productos con un auto de lujo. Para ese entonces solo contaba con las diferentes versiones del popular modelo “T” (que representaba más de 60% de las ventas de automóviles en los Estados Unidos en 1921).
Esta transacción también le permitía a Henry Ford ocupar a su hijo Edsel que demostraba gran interés por el diseño de automóviles, y a su vez (según ciertos ejecutivos de la Ford) como una manera por parte de Henry Ford de alejar a su hijo de la gestión de la Ford Motor Company y mantener su control absoluto hasta el final de su vida.

En esa época los autos de lujo seguían siendo fabricados de manera artesanal, de acuerdo a las directivas precisas de sus futuros propietarios. Para mediados de los años veinte, el Lincoln se había convertido en uno de los autos más prestigiosos en el mercado norteamericano y Europeo.

La gran depresión económica comenzó en octubre de 1929 y afectó considerablemente las ventas. Para palear esta situación, la General Motors introdujo el LaSalle (esencialmente una versión más sencilla y económica del Cadillac), y la Packard el “120” con lo cual Lincoln se vio obligado a sacar algún modelo más moderno y accesible que le permitiese sobrevivir en un mercado que se volvia más y más competitivo.

Lincoln buscaba un buen proyecto y este vendría de la mano de un ingeniero holandés: John Tjaarda, que trabajó en la fábrica de carrocerías Briggs, principal proveedor de la Ford Motor Company. Tjaarda estaba interesado en aplicar los principios del diseño de los aviones a la industria automotriz.


El frente definitivo fue desarrollado por Bob Gregorie, diseñador principal de Ford desde 1932 quien hizo una parrilla en punta, inspirado en su experiencia en la creación de yates deportivos en su juventud.

En la parte trasera, se cubrieron las ruedas con los famosos “tapacubos”, lo que le daba al perfil del auto una apariencia más elegante. Gregorie también diseñó el interior del auto y como detalle muy curioso hizo cromar los marcos de los asientos.
La carrocería fabricada por Briggs y diseñada por Tjaarda era muy rígida y al mismo tiempo relativamente liviana. 


El nuevo Lincoln de 1936 se denominó “Zephyr” en honor al dios griego que representaba los vientos del oeste, y se caracteriza por una línea en forma de gota que se refleja también en el diseño de los faros delanteros. La carrocería monocasco es totalmente compuesta de acero por primera vez, ya que hasta entonces se seguían utilizando piezas de madera en la estructura de los automóviles.

La mecánica seguía el conservadurismo de Henry Ford que, además, impuso continuar con la suspensión de resortes transversales, una solución muy anticuada ya en su época.
El motor del Zephyr era un V12 de 4.380cc. y generaba 110 HP a 3900 rpm.
Este motor era derivado del V8 de Ford pero con 12 cilindros, ya que Edsel Ford consideró que un auto de prestigio como el Lincoln no podía tener la misma motorización que un auto popular como el Ford. Las tapas de cilindros eran de aluminio y se evidenciaron desde el principio deficiencias a nivel de la lubricación y refrigeración. Aunque no era muy potente, el Zephyr alcanzaba 140 km/h

El Zephyr era un vehículo imponente: la distancia entre ejes era de 3,1 mts y la longitud total era de 5.14 mts.
Inicialmente solamente se ofrecía en versión sedan de 4 o 2 puertas, y en 1937 se presenta la versión 3 asientos, que es la que corresponde a la miniatura que hoy estaremos viendo.


La Miniatura

El modelo es un viejo integrante de mi colección, al que injustamente no le dediqué un espacio aquí antes,  y que hoy vuelvo a descubrir (y vuelve a deslumbrarme) a medida que lo voy recorriendo para fotografiarlo.

En efecto, la edición Precision 100 fue una serie limitada de ERTL en 1/18 de principios de los 2000 tal como lo comenté en el Mustang y en el Chrysler que pertenecen a la misma familia, caracterizada por una muy alta calidad pero que sin embargo se ofrecían a precios interesantes, hasta diría ridículos, en relación a lo que ofrecían y a su competencia de entonces. Veamos.


Impecable desde todo punto de vista, es decir formas, materiales, texturas, funcionalidades, accesorios, etc. forman un magnífico conjunto que se aprecia apenas lo tomamos, acusando un peso considerable debido al uso casi total de metal en su construcción.


Estuve jugando un poco antes de las fotos, y había quitado las tapas laterales de las ruedas traseras y por ende las fotos empezaron al revés, es decir con las ruedas descubiertas.
Por eso estas dos primeras son en realidad, casi las últimas, que fue cuando reparé en el error.


Hecha entonces la aclaración, comento que dichas tapas son metálicas al igual que el resto de la carrocería como lo mencioné al principio y que por supuesto encajan a la perfección.
Entonces sí, ahora quitadas, el modelo luce asi:


Todo lo que se ve cromado es metal, baguetas, paragolpes, tazas, etc. La pintura tiene una aplicación impecable, salvo que el paso del tiempo ha dejado su huella en la forma de diminutas arrugas (que no llegan a salir en la foto) producto de algun deterioro intrínseco del metal, dicho en otras palabras la famosa peste del zamak, pesadilla de todo coleccionista. Afortunadamente y hasta ahora solo es visible al reflejo, y nada más en el techo, con lo cual no es para alarmarse.

Siguiendo el recorrido, nos encontramos con el primero de los muchos "gadgets", el portaequipajes rebatible, sostenido por delgados brazos metálicos de funcionamiento impecable y preciso.

Esto da lugar para abrir el baúl, con su tirador metálico grabado con la marca del auto.
Ahi dentro, una rueda de auxilio sostenida por un brazo rebatible permite alcanzarla más comodamente.


Detrás de la misma, una pequeña bolsa de herramientas que (creo) nunca había abierto antes, y que hoy al hacerlo me deparó una muy agradable sorpresa, al encontrarme con cantidad de dichos útiles a escala.
Vuelto todo a su sitio, para seguir con el fotorreportaje

Naturalmente, el interior sería el siguiente punto a examinar, y hacia allí vamos
Preparemos la cámara ya que una o dos fotos no alcanzarían, hay mucho para ver y descubrir:




Resumiendo, tapizado de cuero muy realista, alfombra y cubre alfombras de goma, manetas y ventiletes operativos, cerradura funcional, guantera operable, asientos rebatibles, parasoles móviles y seguro me olvido de algo.
Y por si todo esto no alcanza, la toma de aire detrás del capot también puede abrirse.


Debajo del angosto capot, sostenido por bisagras tijera a resorte, asoma el pequeño V12 que por lo estrecho del vano se hace difícil de apreciar más claramente.



Solo quedaría como es habitual los bajos, que siguen la línea principal en cuanto a detalle incluyendo cañerías de freno en metal, suspensión operativa y cardan que gira solidario al tren trasero.




Unas tomas más, no me canso de mirarlo, me encantan las líneas de este auto.
Espero lo hayan disfrutado.






13 comentarios:

  1. ¡Impresionante! Llega un momento en que te olvidás del auto y te perdés entre las maravillas del modelo.
    ¡Y si te quedaba algo por pedir , la bolsa de herramientas te cierran la boca!
    Excelentes las fotos , que vamos a seguir mirando un rato más ...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias master, me alegro que te guste!
      Como dije al principio, era un viejo olvidado y una deuda pendiente no haberlo mostrado antes.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Me quedé mirando el triangulito de la ventanilla que no es triangulito! Geometría extraña si las hay! Que bien rescatan los antinieblas más ámbar que amarillos como se usaban en ésas épocas! Ideal para tipo con dos mujeres por que puede llevar dos suegras atrás, resulta interminable después de la luneta trasera, TREMENDO!

    Ahora digo 1º de Septiembre y reaparece...

    Está floreciendo o extrañando?

    Escuchó a Miguel "Conejito" Alejandro? y suspiró por los tractores de Marinig?

    Yo sabía que volvería, siempre lo tengo en casa para desayunar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un ventilete ovalado, y como se ve en las fotos operativo tambien. Creo que no puede llevar ninguna suegra porque no tiene el tipico asiento a la intemperie.
      En referencia a la reaparición, tuve un período tumultuoso del que me estoy recien recuperando, por otra parte Ud también suele mandarse pausas prolongadas aunque no últimamente...
      A los tractores de Marinig los sigo y ya me puse al día tambien, esperemos no aflojar ahora.
      Saludetes!

      Eliminar
  3. El diseño me resulta un tanto extraño, es muy largo pero sólo de atrás.
    Un auto con semejante motor merecía un capot más largo.
    Por otra parte, la reproducción es indiscutible (me mató el portaequipaje rebatible).
    Y si es por resaltar, señalo la fineza de las piezas cromadas, por momentos parece que las fotos fueran del auto real.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es largo, sí, es su marca de identidad.
      El motor pese a ser V12 es bastante compacto, y chico de cilindrada.
      La realeza de los cromados radica precisamente en que son sobre piezas de metal, sin dudas lucen mejor que sobre plastico, son otra cosa.
      Abrazo!

      Eliminar
  4. Impresionante, te deja con la boca abierta. Cuánta profusión de curvas y óvalos, como ese deflector en el lugar del ventilete, que supongo quedaría siempre ahí afuera aún cuando se levantara el vidrio. Es cierto que hay que verlo mças como una escultura que como un objeto funcional, porque ese espacio posterior entre los asientos y la tapa del baúl pareciera extramadamente largo y de dudosa utilidad, más teniendo en cuenta que son dos los pasajeros, para equipaje es muchísimo. Pero bueno, son concesiones al diseño que en aquellos años había quien estuviera dispuesto a pagar por ello. Una curiosidad, el nombre Zephyr fue usado en Inglaterra por Ford.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el ventilete es una curiosa solución, supongo que como vos decis debe quedar de afuera del vidrio una vez que éste se sube.
      El diseño es tal cual vos decís, es bello pero quizá no funcional, como en general sucede con las cupes derivadas de grandes sedanes, no puse fotos para no recargarlo más pero hubo sedanes de 2 y 4 puertas de este mismo auto donde el espacio era mejor aprovechado. Evidentemente el que compraba este auto era por capricho, como puede ser el que hoy compra un new Mini o Beetle.
      Saludos!

      Eliminar
  5. Icono de los autos estadounidenses, idolatrado por el mundo del hotroad en el país del norte por tratarse de un auto cada vez mas difícil de hallar, respecto a la miniatura....extraordinaria por su grado de detalle y realismo, creo que si tuviera la llave en el tablero la giramos y seguro arranca, de no creer el grado de perfeccion, muy bueno!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Omar por pasar y comentar.
      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Referente a la llave, sí la tiene, en una de las fotos del interior vistas del lado acompañante se ve la misma colocada junto a la columna de dirección, es diminuta pero allí está!
      Saludos!

      Eliminar
  6. Me encanta, no lo conocía hecho en ninguna escala. Siempre te felicito por las fotos, y lo que realmente me impacto es la bolsa de herramientas...dan ganas de cambiarle un neumático o sacar alguna bujía, jaja!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, hacía rato le debía un buen post a este auto que de tantos años que hace que lo tengo casi lo tenía olvidado, y te digo que ni recordaba lo de la famosa bolsita de herramientas, es más no se si no la descubrí ahora jaja, me alegro te haya gustado.
      Saludos!

      Eliminar