domingo, 11 de mayo de 2014

Mercedes Benz 300 SEL 6.8 AMG W109 (1971) - Minichamps 1/18

La historia empieza con el Mercedes 300 SEL 6.3, una discretísima berlina que hace 40 años hacía 6.5 segundos de 0 a 100.



Mercedes quería competir, pues llevaba sin hacerlo oficialmente 15 años ya.
Para ello modificó el 300 para correr en las 24 horas de Spa-Francorchamps de 1967.
De los 250 caballos iniciales se estiró hasta los 370 con algunas modificaciones como aumentar el diámetro de los cilindros (para llegar a 6800cc), mejora de la admisión y de la lubricación.


El resultado, sin embargo, fue un completo desastre en competición pues los más de 1700kg del 300 SEL hacían que las esfuerzos que sufrían los elementos del coche fueran demasiado elevados.

Mercedes quería otra oportunidad para su 300SEL, pero que no estaba dispuesta a arriesgar su credibilidad y quedar de nuevo en entredicho como el año anterior, lo que explicaría la entrada al año siguiente de AMG con apoyo “encubierto” de la marca para crear un coche totalmente diferente, partiendo del poco competitivo mastodonte de Mercedes.

El primer AMG de la historia fue entonces el 300 SEL 6.8 de 1971, que luego de no pocos contratiempos en las primeras carreras, finalmente pudo lograr un podio recién en las 24 Hs. de Spa, clasificándose (contra todos los pronósticos) 2do. tras el Ford Capri RS2600.

Con el tiempo este coche y AMG se convirtieron en la sensación del la temporada 71, y con el paso de los años en leyenda, aunque desgraciadamente no tuvo tiempo de hacer mucho más.


1971 le vió nacer, pero parecía que el destino quería hacerlo desaparecer de las pistas, ya que a partir de enero de 1972 se prohibían los motores de más de 5 litros de cilindrada para la categoría Touring Car.


La Miniatura


El modelo que presento, no es el famoso de las 24hs de Spa, sino el de la carrera anterior, Hockenheim 1971, pilotado por Helmut Kelleners.



Casi idéntico al red pig , solo un poco más limpio en decorados, y sin esos faros adicionales tan característicos de las carreras de larga duración o endurance.



El modelo transmite muy bien esa sensación de peso no solo en el aspecto visual sino también en el tacto, pues es una réplica íntegramente en diecast incluido su chasis.



El molde es muy fino, como buen Minichamps, y la pintura está a la altura de lo esperado en cuanto a su aplicación, solo es criticable el consabido uso de calcas en lugar de tampos para la decoración, que en este caso se agradece que sean unas pocas por lado.



La zaga en cambio, nos ofrece una estrella en pieza separada y cromada junto con las insignias en fotograbado, además de luces traseras muy realistas lo mismo la salida de caño de escape.



El interior poco difiere de la berlina de la cual deriva, apenas está despojado de unos pocos elementos como ser la alfombra, y en caso de los asientos, reemplazados por butacas de competición.



Es bienvenida la apertura de las cuatro puertas, siendo de las primeras piezas que ofreció esta característica no muy común hace un lustro.



Gracias a ello podemos apreciar otros detalles de su interior con más comodidad.






Del motor no podemos esperar menos a esta altura, y no nos equivocamos.





Lo mismo en su maletero, donde como en todo Touring Car se alojan las bombas de alimentación y los tanques de combustible de competición, allí están aunque quizá con un aspecto un tanto plástico. En este apartado AUTOart generalmente logra mejores efectos aún usando los mismos materiales, todo es cuestión de darle los toques justos que sólo ellos saben cómo aplicarlos.



Quedan los bajos como es habitual al final de la recorrida.





El balance general de la miniatura es muy bueno, y pese a no ser edición limitada oficial su relativa corta tirada lo ha convertido igualmente en pieza de culto, al no haber sido tampoco editado en esta escala por otras marcas hasta el momento.


11 comentarios:

  1. me encanta!
    amo estos dinosaurios que se levantan contra cualquier lógica y revientan todos los pronósticos!
    y si salen últimos cola de perro me gustan aún más!
    me queda la duda con la puerta trasera aperturable, es raro que no la hayan soldado para darle rigidez al chasis, al menos sé que se hace en varios sedanes destinados a la competición.
    me gustaría tenerlo en 1/43, me lo anoto para cuando abran la importación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anote y espere, va a tardar un tiempo.
      Me alegra que le guste el dino.

      Eliminar
  2. Cuando leí "Mercedes 300 SEL" pensé que ibas a mostrar el de calle....me desilusione un poquito, jaja! Igualmente el de calle lo hizo Autoart.

    Este que mostras no lo conocía en 1/18, si en 1/43 también de Minichamps pero no estoy seguro si es la misma version de carrera que el tuyo.

    Igualmente es hermoso, le dejo la posta a Juanh que sabe mas que yo de este tipo de autos de competición.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, te desilusionaste pero Juan se va a poner contento.
      A veces hay que matizar un poco sino aburre.
      Saludos

      Eliminar
  3. Es uno de los autos de carrera más hermosos a mi gusto, la versión escala 43 de minichamps es una delicia, tanto en rojo como en amarillo (no recuerdo los pilotos)
    Gran modelo gran, eterna curiosidad por saber que se siente manejar con los relojes en lo alto como sólo los Mercedes de esos años ostentaban, tan bien reproducidos como el resto del interior... una joya!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no es para tanto como el más hermoso, hay miles más lindos...
      Lo de manejar con los relojes altos hoy un 208 se lo brinda, eso sí, tiene que agacharse para mirarlos a través del volante, incomodísimo pero tiene pantallita que le dice cuantos litros gasta!!! y tiene bluetooth boló!!!!

      Eliminar
    2. Y tiene el impuesto a los de alta gama darling!!!

      Eliminar
  4. Un clásico, lo recuerdo desde el día que apareció como novedad a mediados de la década pasada. Y encima se podía adquirir a muy buen precio...
    También recuerdo el amarillo, pero éste rojo me gustaba mucho más.

    Un saludo y gracias por mostrarlo tan de cerca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio, sí en rojo se luce más que en amarillo.
      Referente a los precios, todo ha subido lamentablemente, ya por piezas recién lanzadas se piden precios mucho más altos que hace una década, ni hablar de los fletes, antes yo traía autos 1:18 de USA por 14-16 dolares de envío, hoy no bajan de 45-50, es lo que más aumentó en proporción.
      Saludos y gracias por tu visita!

      Eliminar
  5. La miniatura es preciosa Julián, más siendo de competición (me sucede al contrario que al amigo Mauritus); lo que me dejó "boquiabierto", fue la parrilla delantera, una delicia ese enrejado. Y cuando levantás el capot, ¡sorpresa! Se va para arriba la parrilla, y abajo queda el radiador! Una joya.
    El de Minichamps en 1/43 es "del loco" Hans Heyer en Spá 1971:
    https://ck-modelcars.de/es/eur/p/11509/mercedes-benz-300-sel-68-amg-no35-24-spa-1971-heyer-betzler-1-43-minichamps/b66041016/
    Y en amarillo, del mismo Hans y, también como el que muestra Julián, de Hockenheim:
    http://www.alldiecast.us/diecast_car.php?id=2103
    Y hay otro Minichamps en 1/18:
    http://www.alldiecast.us/diecast_car.php?id=2090
    Me conformo con cualquiera de todos en 1/43...
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  6. Lo de la parrilla es característico en Mercedes, que suba junto con el capot, y está reproducido como corresponde.
    Referente a las versiones, la última que referenciás creo que es la más conocida de este auto.
    Abrazo!

    ResponderEliminar