lunes, 14 de abril de 2014

Lotus Cortina MkI (1962) - AUTOart 1/18

La historia del Lotus Cortina comienza alrededor de 1961, cuando lo mejor de Ford y Lotus se juntaron. Colin Chapman, había estado buscando construir sus propios motores para Lotus desde hacía rato, mayormente porque los Coventry Climax eran muy caros.
El motor original Ford, denominado 116E cinco bancadas fue el elegido para trabajar sobre él, y la puesta a punto estuvo a cargo de nada menos que Keith Duckworth, co-fundador de Cosworth, y su prueba inicial fue en 1962 en el circuito de Nürburgring sobre un Lotus 23 al mando de Jim Clark.
A la vista del buen desempeño, este motor fue usado en el Lotus Elan, con ligeras modificaciones para llevarlo a 1.6 litros de cilindrada.
A todo esto, Ford le solicita a Chapman si podrían equipar con ese motor a una serie de 1000 unidades del Cortina MK1, para poder homologarlo para el Grupo 1, a lo cual Chapman accedió.
El acuerdo se hizo rápidamente, y así nació el Tipo 28 o Lotus Cortina o Cortina Lotus como a Ford le gustaba llamarlo.
Ford proveía las carrocerías de 2 puertas, y se encargaba de todo el marketing y venta de los autos, mientras que Lotus hacía todos los cambios mecánicos y cosméticos necesarios, de los cuales los principales eran instalar el 1.6 litros twin-cam de 105 hp, junto con la misma caja y relaciones del Elan, además de cambios profundos en la suspensión trasera y alivianamiento general en paneles de puertas, baul y capot, de aleación más liviana.
En Lotus, todos fueron pintados de blanco con una franja verde, aunque Ford construyó algunos en rojo para correr, y solo un cliente pudo obtener uno con franja azul por razones supersticiosas al color verde.



El auto recibió paragolpes más finos, e insignias Lotus en el lateral de parrilla y a los laterales de la cola.
Los cambios incluyeron también el interior en consola central, diferentes asientos y tablero con instrumentación más completa.
Un toque especial lo constituía su volante en madera, que le daba un aspecto visual muy bueno.
En el baúl, se colocaron brazos de refuerzo lo que obligó a reubicar la rueda de auxilio, sacándola de su alojamiento original, lo mismo la batería, alojada también en el baúl, lo que redundó en mejor reparto general de pesos en ambos trenes.
Se instalaron nuevos frenos de disco delantero Girling, asistidos por servo.
Los test de las revistas especializadas de la época lo describían como un “lotus 7 con techo”, y sus buenas prestaciones lo hicieron referente como “el auto” para muchos entusiastas, que venían previamente de Cortinas GT o Mini Coopers, incluso desde Austin Healeys, que eran más pesados en comparación.


Sin embargo, no todo fueron rosas, las primeras tandas tuvieron problemas debido a la premura con la que fueron producidos y comercializados, y muchos concesionarios Ford no los sabián atender adecuadamente, muchas veces colocando piezas de repuesto inadecuadas para este modelo especial.
El principal problema era la caja de cambios, con relaciones muy cerradas y cortas, ideal para circuito, pero que hacían sufrir de sobremanera al embrague, generando roturas prematuras, esto fue luego solucionado cambiando las relaciones por conjuntos algo más largos en desarrollo final.
Se construyó desde 1961 hasta 1966, algunos incluso en los últimos años se hicieron con volante a la izquierda para exportación.



La miniatura

Lotus Cortina MkI – AutoART Millenium 1/18



Este modelo, apareció allá por el 2006 y está conmigo desde entonces.
Sin embargo, como otros ejemplos de AA salió de catálogo al poco tiempo, siendo editados luego los de carrera con numerales en las puertas, y ruedas sin tazas.
Recién hace poco se lo ha vuelto a ver en esta versión, pero los precios se han disparado sensiblemente, otra vieja costumbre (o estrategia) de la marca.



Un auto de líneas sencillas y limpias, replicado con estricto apego al prototipo original.





En la trompa, sobre la toma de aire del capó se alcanza a leer “Consul”, pues originalmente se lo denominaba Consul Cortina, para luego pasar a ser Cortina a secas.



Vemos el logo de Lotus sobre la derecha de la parrilla, muy bien detallada y microperforada, junto a las ópticas colocadas sin signos de sujeción visibles.



La zaga, con esos faros traseros muy “Ford Falcon del 65”, y la salida del escape.



Si prestamos atención, ambos laterales tienen sendos logos Lotus, iguales al de parrilla.







El volante es una pequeña obra de arte, desde la simulación de la madera de su aro con todos sus remaches, hasta el brazo central, hecho en metal fotograbado, rematado con un logo Lotus en amarillo, al igual que sobre la palanca del cambio, que si bien no se aprecia en la foto, se insinúa al mirar con atención.



Del otro lado, la inscripción “Cortina” en el tablero de chapa estampada







Algo extraño en AA, el baúl se sostiene mediante un bracito metálico plegable, debe ser uno de los pocos modelos de la marca que permiten fotografiarlo sin tener que sujetarlo con el dedo.
Se aprecia lo comentado acerca de la re ubicación de la rueda de auxilio y la batería.



Nos sigue sorprendiendo AA, su capó cuenta con varilla también!



No caben dudas de que ahí anduvo Chapman.



Echamos un vistazo a su parte inferior, donde agradecemos ver un verdadero motor en 3D, y los numerosos órganos de suspensión y dirección.



El eje trasero, con sus brazos en A años más tarde eliminados, y el remate del escape



Ahora sobre sus 4 ruedas nuevamente, contemplándolo desde arriba.



Ahora sí, llegamos al final.



Hasta la próxima, y gracias por pasar!

18 comentarios:

  1. Hermoso, me encantan estos sesentosos no tan conocidos, hay una foto de las que pusiste que se ve medio de costado con la puerta abierta, que te digo parece de verdad, me llamó la atencion que los vidrios parecieran de un espesor EXACTO para respetar la escala, quizas por eso en varias fotos parece REAL.
    Muy linda replica.
    Saludos
    Guille

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Guille, a mi siempre me tiraron más las réplicas de autos más mundanos que los remanidos superautos que con el tiempo aburren.
      Gracias por pasar.
      Saludos!

      Eliminar
  2. Excelente Julián, me ilusioné con que podría ser alguna de esas variantes de competición, ¡pero no lo era! Muy bello modelo de AutoArt. Siempre me queda la duda si debe ser llamado "Lotus Cortina" o "Ford Lotus Cortina", ya que parten de un chasis de Ford.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan, en principio me gustaba más éste, no obstante los otros racing son hermosos también.
      En cuanto al nombre, en la caja AA lo denomina tal cual lo puse en el título, calculo que así debió ser en su época.
      Saludos!

      Eliminar
  3. Juan, busca mi versión de competición australiana, es una preciosidad.
    Como este de AutoArt, que ya conocía de hace mucho. Creo que también existe la versión de competición para rally, la recuerdo haber visto hace años.

    Como siempre, muy buenas fotos y gracias por recordármelo!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando yo lo compré, era la única versión.
      Luego al discontinuarlo sacaron las versiones de competición, no me puse a ver cuántas pero debe haber un puñado.
      Como le comenté a Juan, todas son muy lindas y cada cual tiene su encanto, pero esta escala lamentablemente no da para tener más de una.
      Saludos!

      Eliminar
  4. Y dan ganas de tener un Cortina en el Garage! Tan compacto sólido y deportivo que resulta irresistible, el modelo se luce como ninguno con sus trabas de capot y baúl que hace delicias para el ojo entrenado. Todo muy bonito, todo muy Lotus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que dan ganas! picante como un IAVA debía ser.
      Imagino el sonido el biárbol a altas rpm.

      Eliminar
  5. nunca me había gustado este auto hasta que leyendo la historia en varios lugares me cayó la ficha de que era para los ingleses lo que el IAVA fue para nosotros.
    ahí lo empecé a mirar con otros ojos.
    el modelo es una pequeña maravilla, transmite la sensación de tiempo, y no porque sea de fabricación temprana sino por el estilo del cortina replicado.
    me encantó la compleja aparente sencillez del interior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, como le comentaba al Cabo, debió ser algo tan especial como un IAVA autóctono.
      Ambos hoy dia son mito también.

      Eliminar
  6. Lindo modelito es un lujo tener esas piezas que do pronto se descontinuan, con suerte vuelven a salir o sino simplemente no salen mas, igual que los colegas alabo los sujetadores en capot y baul lo hacen exclusivos dentro de las miniaturas. Exelente pieza, saludos y cuidate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jose Luis por tu visita.
      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Muy bueno, lo conocía de cuando lo mostraste en el foro que estábamos antes.
    Una replica superlativa, lo que mas me gusto es la trompa, muy de los coches de los años `60.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y todavía tengo mucho material para reciclar antes de agarrar la cámara de nuevo!

      Eliminar
  8. Excelente modelo, me impactaron las ópticas delanteras, parecen las de un coche escala 1:1.
    Pero lo más que agrada es que alguien se interese por esos modelos "exóticos" que al común de la gente no le despiertan interés, o más aún, ni conocen.
    Saludos y felicitaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, en eso AA nos sorprende de tanto en tanto con réplicas de autos para muchos desconocidos, pero que a la postre son los que más se lucen en la colección.
      Saludos y gracias por pasar!

      Eliminar
  9. Increíble, se antoja entrar a mirar el odómetro y los demás indicadores. Felicitaciones.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el tablero es lo que más se luce.
      Gracias por tu comentario Eddie!
      Saludos!

      Eliminar