viernes, 7 de febrero de 2014

Aston Martin Vantage V8 (2005) - Jaguar XK (2006) - AUTOart 1/18

Aston Martin y Jaguar, dos de las más tradicionales marcas de la industria británica, rivales en sus épocas de esplendor, hoy nos ofrecen sendos vehículos que más que competidores, son primos, paradojas de la globalización que dan lugar a ejercicios interesantes, como el que hoy comparto.

En efecto, el Aston Martin Vantage V8, introducido en 2005, monta en sus entrañas una versión especial del motor Jaguar AJ-V8, de 4.7L con todos los avances tecnológicos y mecánicos que le permiten obtener 420HP, y unas prestaciones asombrosas.

Este propulsor es el único en Aston con lubricación por carter seco, lo que permitió montarlo mucho más abajo, y de esa forma bajar el centro de gravedad del auto.
Una caracteristica innovadora es su carrocería monocasco integramente en aluminio, desarrollada a partir del prototipo Advanced Lightweight Coupe.


Por su parte, el Jaguar objeto de este post, es contemporaneo al Aston, corresponde a la segunda generación de XK, presentada en 2006.


Montando un propulsor V8 de 5.0L, eroga una potencia de 385CV, incorporando una caja automática secuencial de 6 marchas con mando en el volante.


Las miniaturas

Como alguna vez comenté, no incorporo ya modelos actuales para centrarme más en lo clásico, diríamos del 80 y pico para atrás, por una cuestión de pura mutación y cambio constante, algo que desmotiva porque un modelo nuevo dura apenas meses hasta que otro lo reemplaza, y uno termina hartándose y perdiendo la cuenta de las infinitas versiones y restylings, sumado a que el bolsillo tiene un límite como para poder seguirle el tren a cuanta novedad se nos presenta.

Muy a pesar de ello, estos dos modelos me sedujeron por igual, ambos fueron lanzados por AUTOart en forma casi simultánea, y de principio mi corazoncito fue cautivado por el Aston, y efectivamente fue el primero que incorporé, allá por principios de 2008.
Al Jaguar en cambio, nunca dejé de prestarle atención, pasaba habitualmente por el comercio donde había comprado el Aston y lo miraba y miraba una y otra vez, en muchas oportunidades, hasta que al fin meses después me decidí a traérmelo, el mismo ejemplar que compartía estante junto al Aston desde aquel momento, por lo visto el Jaguar estaba destinado a quedarse junto a su primo en la misma casa.
Y más curioso aún es que nadie en el interín se lo haya llevado.

Ambos modelos, son producidos por AUTOart, bajo su línea “Performance”, y llaman la atención enseguida por lo bien realizados que están.

Vayamos a las fotos para ir viéndolos y comentando en detalle.
Así estaban cuando compré el Aston, uno encima del otro, parecen iguales pero no lo son.

Los libramos de sus cárceles de cartón y acetato, y nos disponemos a apreciarlos minuciosamente.

Enseguida notamos que los grises no son iguales, hay una tonalidad distinta en cada uno.

Los diseños, indudablemente son hermosos, la pureza de líneas con algún vestigio de sobriedad británica todavía entre sus rasgos.
Los perfiles, parecidos pero hasta ahí, el Aston es menos lanzado, el Jaguar es más alargado.

Las colas tampoco se asemejan mucho, cada cual ostenta su personalidad.

Finalmente, la vista aérea confirma las presunciones de tamaño que los perfiles insinuaban.
Evidentemente el Jaguar es más largo en todoss sus volúmenes.




Aunque no soy Jaguarista, empecemos por éste.
A esta altura de la cosa, se habrán dado cuenta cuál es la principal atracción de estos bólidos, lo primero que sobresale del conjunto y que a su vez les da ese encanto tan especial.
En efecto, las ruedas y sus frenos.
AUTOart ha hecho sendas obras de arte con estos dos autos, me quito el sombrero y me atrevo a decir que hay muy pero muy pocos autos con trenes rodantes tan fieles y tan realistas como estos.

El aspecto metálico de las llantas por efecto de su fina matriz y su excelente pintura, se suma al auténtico metal de los discos de freno, que junto a sus pinzas conforman un todo maravilloso.

Les gustaron?
Veamos las del Aston Martin, mejores aún a mi juicio.


Sigamos, ahora con los frontales.
Los estilos son muy distintos.
El Jaguar, fiel a su tradición, con su parrilla chiquita y ovalada.

El Aston en cambio, con su característica boca trapezoidal, presente en toda su historia, aunque estilizada acorde a los tiempos que corren.
Embellecen a ambos modelos, las tomas de aire con su rejilla metálica negra por detrás, lo que brinda una mayor sensación de realismo.

Tanto uno como otro, montan unos faros de una delicadeza suprema, sin ningún vestigio de sujeción ni pegamento, un acrílico super claro, y sus unidades ópticas internas perfectamente reproducidas.
Ambos modelos lucen sus marcas de diferente manera.
El Aston, con su escudo en el capó en relieve, y de lectura perfecta.

En cambio el Jaguar, amén del logo central de parrilla, tiene otro sutil detalle en la toma de aire lateral.

Nos vamos hacia atrás.
Bellísimo diseño trasero del Aston, con el paragolpes que aloja la salida doble de escape, y una canalización aerodinámica.
Ya sobre el portón, otro logo en relieve central, y abajo a la derecha, en fino fotograbado se lee “Vantage”


El Jaguar, a mi gusto no es tan agresivo como el Aston, sus líneas son más ovaladas y suaves.
Aunque apenas se lea por el reflejo, en la banda cromada dice “Jaguar”, y el la parte inferior en fotograbado XK de un lado, y 4.2 del otro.
La calidad de reproducción es la misma, no se le puede encontrar defecto alguno.
Alguna que otra imperfección que toma el macro son manchitas o simplemente tierra que aumentada parece un cascote.
Nada de eso sale a simple vista.


Ya dimos la vuelta todo alrededor.
Es hora de abrir una puerta y junar el interior.
Subamos al Aston

Como no podría ser de otra forma, el volante se aloja a la derecha.

Acá otra muestra de calidad y esmero por doquier.
El tablero, con los intrumentos en profundidad, la pedalera, los asientos, la alfombra, en fin todo en su lugar y prolijo
Un ejemplo de lo que comentaba, esa tierrita molesta se amplifica por el sol y el macro.

Al pequeño baul trasero se accede elevando todo el portón, estilo fastback.

Vayamos al Jaguar.
Puerta izquierda, mismo ángulo anterior.

Otro “plus”, el zócalo grabado con la marca.

Y finalmente, el tablero de instrumentos.
Notar el comando de la caja automática.

Vemos también el baul, en este caso sin bandeja superior, y con una capacidad algo mayor al Aston, producto de la zaga más larga en el Jaguar.




Nos queda solamente ver las plantas motrices.
Como sabemos, los motores modernos no se caracterizan por ser particularmente atractivos.
Hoy dia casi todos vienen cubiertos por plásticos, algunas veces decorativos y otras cumplen funciones de insonorización, pero lo cierto es que esos aditamentos ocultan a la vista mecánicas que de otro modo serían asombrosas de ver.

En el caso del Aston, aún así se pueden ver bastantes órganos, y AutoArt se ha esmerado en darle la textura y el color adecuado a cada parte.

Otro detalle magnífico son, además de la pintura interna del capot, las rejillas fotograbadas de toma de aire superior, que al paso de la luz permite apreciarlas.

El Jaguar se distingue por su apertura a contraviento.
Su motor, por lo comentado, parece más sencillo a simple vista.

Sin embargo, mirando con atención, vemos que es un verdadero motor en 3D (no es una mascarilla en relieve al estilo Kyosho actual), pues abajo asoman las cabezas del V8 y por el chasis el motor se une a la transmisión.

Otras instantaneas



Por último, los bajos.
En ambos casos, fielmente reproducidos y coloreados.
Los escapes tienen los correspondientes protectores térmicos que se aprecian en plateado para aislar el calor del piso.
Las suspensiones, y transmisiones, al máximo detalle.
Aston Martin

Jaguar

Ahora sí la final, en hipotética curva.


Conclusión, y más allá del gusto personal las imágenes dan cuenta de que la calidad de factura a la que ha llegado AUTOart nunca deja de sorprender.
Estos dos autos son una clara muestra de ello.

Saludos


14 comentarios:

  1. Hermosos!!!!! no se cual me gusta mas, creo que el Aston, pero es dificil, para variar, excelente presentacion la tuya :).
    Un abrazo.
    Guille

    ResponderEliminar
  2. el ancho de bastos y el ancho de espadas!
    es para cantar quiero vale cuatro
    o para darle una patada a la mesa y que vuele todo, total ya ganaste.
    contra mi corazoncito, creo que me gusta más el aston,
    aunque como decís, lo interesante está en la factura de AA y en las coincidencias y similitudes de este maravilloso par.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que un jaguarista opte por el rival, debe ser dura la contienda.
      Para tu tranquilidad, a mí también me gusta más el Aston, pero era bueno tener la pareja.

      Eliminar
  3. Muy bien por AutoArt; me quedo con el Aston, su frente me agrada más, y al conjunto lo noto más agresivo.
    Ahora, si paso por ese local y veo las dos cajas juntas, lo primero que pienso es que es el mismo auto puesto dos veces en la vidriera...
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hasta ahora es un 3-0.
      Pero viste que lo que parece igual al final no lo es?
      Abrazo!

      Eliminar
  4. Los he visto alguna vez rodando por la carretera (y detenidos en la calle también) y sin duda el Aston impresiona más.

    En cuanto a las miniaturas, gran trabajazo te diste!! Pero miniaturas así merecen la pena. AutoArt era una de mis marcas favoritas a 1:18 por su perfección "químicamente pura" aunque opino igual que tú y no me entusiasman sus modelos modernos. También es cierto que la edad influye; si tuviese 20 años menos pensaría de forma diferente.

    Saludos y enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte!, yo más que las miniaturas no he visto otra cosa en persona!
      Me imagino lo que debe ser estar frente a cualquiera de ellos.
      Sí, fueron muchas fotos, pero creo que ambos valen la pena el esfuerzo de producción.
      Saludos y gracias!

      Eliminar
  5. Hola Orange!!!!

    Simplemente perfectos por donde se los mire. Y excelente la producción fotográfica. Muy buen trabajo.

    El Aston parece tener ventaja, por su agresividad de lineas, pero que difícil es la decisión...

    Saludos!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vasco por lo de las fotos!
      El Aston parece que ganó por goleada, coincido también, si me dan a elegir uno de los dos, tampoco lo dudaría.
      Saludos!

      Eliminar
  6. Bueno ya que nadie lo quiere al Jaguar me lo llevo yo.

    Quizá un par de años atrás hubiera sido más difícil la elección pero hoy las marcas cotidianas ya copiaron las líneas de la élite.

    si te fijas en la trasera del jaguar no se distingue mucho respecto a la de una berlina grande de alta gama actual, igual para el frente... En cambio el Aston no reniega de ser coupe y se muestra como tal, con líneas más firmas y un remate agresivo como su trompa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es buena la observación de los diseños, hoy dia la copia está a la orden del dia asi que no es de extrañar ver algo muy parecido en un vehículo diferente en concepto.

      Eliminar
  7. Recuerdo este post tuyo, cuando los mostraste en el foro diescast y reitero lo que dije en su momento: Excelentes ambos modelos y la producción fotográfica!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para el que ya los vió quizá resulte reiterativo, aunque siempre sea bueno darles una repasada, pero era hora de salvar todo ese tiempo invertido en estos posts y ponerlos en un lugar ya definitivo luego de tantos cambios de plataformas, ahora sí espero que duren!
      Saludos

      Eliminar