martes, 24 de marzo de 2015

VW Type 82 "Kübelwagen" (1942) - Minichamps 1/18

El Kübelwagen fue la versión militar del VW Type 1 (o Käfer o Beetle) , diseñado al igual que aquél por Ferdinand Porsche, y construído por VW durante la Segunda Guerra Mundial.

Conocido internamente como Type 82, y nombrado de esa forma como simplificación de "kubelsitzwagen" que alude a un vehículo con asientos tipo butaca, pues así eran en aquel entonces los vehículos alemanes que carecían de puertas por un tema de seguridad de sus ocupantes.


Y así se esbozaron los primeros prototipos de éste VW, diseño que luego fue modificado introduciéndole puertas y asientos normales, pero sin embargo su mote original perduró y quedó simplemente kubelwagen.



El Kubelwagen fue a las tropas alemanas lo que el Jeep Willys fue al ejército norteamericano en términos de versatilidad y polivalencia, y a pesar de que no disponía de doble tracción como aquél, su motor refrigerado por aire fue imbatible en los desiertos del norte de Africa, donde era muy dificil hallar agua para reabastecer.

Se produjo en poco más de 50.00 unidades entre 1940 y 1945.


La Miniatura


Lanzado en 2003 por Minichamps, al poco tiempo ya estaba en mi colección pues me llamó la atención apenas concocerlo, pese a que la temática militar no está dentro de mis preferencias salvo en contadas ocasiones en que el modelo por su historial merece la pena tenerlo, y creo que éste es uno de ellos.

Además, no cabe duda que es atractivo, claro.






La factura, contrariamente a lo que podríamos suponer es mayoritariamente plástica, esto lo apreciamos apenas al sostener el modelo en mano y comprobar que es súmamente liviano.




No obstante, y dada la estirpe de su fabricante, no por ello se ha descuidado en algo su manufactura, al contrario está dotado de muchísimos detalles para dejar conforme hasta al más exigente, sería redundante entonces entrar en descripciones cuando las fotos cumplen con dicho cometido mejor que quien esto escribe.




Más allá de los gustos, este tipo de vehículos me atraen por todos esos accesorios que los complementan y que tanto se lucen en una miniatura.



El parabrisas es abatible, como era de esperar.





La mecánica, sencilla con el consabido todo-atrás, y debidamente protegida para circular por zonas difíciles.




Para ganar altura sin modificar otros órganos y poder seguir compartiendo mecánicamente lo más posible con el Beetle se adaptó una caja de transferencia en cada punta de eje, aspecto que Minichamps no descuidó y lo reprodujo como corresponde, junto con los demás componentes de la suspensión trasera.
Quizá un ensuciado no le vendría mal a tanta pulcritud ahí abajo.










Lo mismo al motorcito, unas pinceladas de sombra aquí y allá darían el realismo deseado.



El interior, munido de soporte para un arma pesada o ametralladora.





Cerramos con aquella entrada en donde lo mostré como actor de reparto, compartiendo escenario con sus archienemigos Jeep Willys.
De paso quien no la haya visto, lo invito a darse una vuelta clickeando aquí.

sábado, 21 de marzo de 2015

Alpine A110 GT4 1300 (1968) - Otto Mobile 1/18

En 1960, los carroceros Chappe y Gessalin (especialistas resina poliéster) , proponen a Jean Rédélé (fundador de la firma Alpine), un nuevo vehículo para su gama.

Alpine era entonces una firma independiente de Renault, pero utilizaba mecánicas de la marca francesa en sus creaciones.

Este cupé llamado A108 2+2 cuyo perfil delantero era particularmente acertado, tenía una trasera muy angular y brusca. El proyecto no tuvo mucho éxito, y solo se vendieron unos 100 ejemplares.



Años más tarde, a la hora de modernizar el Alpine A108, se decidió ofrecer al cliente un modelo más "familiar", reteniendo la parte delantera de aquél 2+2 con sus faros perfilados, aprovechando la nueva integración de la mecánica (con el radiador colocado en la parte trasera del motor, luego se ubicó delante del motor) para cambiar la parte trasera y obtener un vehículo más elegante, más espacioso y mejor equilibrado.



Para mejorar la habitabilidad la batalla se pasa a 2270 mm (contra 2100 mm de la Berlinetta) y la altura total 1270 mm (1240mm en el 2+2 y 1130 mm Berlinetta).

La carrocería poliester del GT4 se moldea en Chappe Gessalin, y es atornillada sobre los largueros (a diferencia de la Berlinetta que era sellado), y aún pareciendo bastante baja sin embargo se ingresa con más facilidad que en el Berlinetta y, una vez instalado en el volante, se está en en una posición mucho más cómoda que en los turismos de entonces.

El GT4 de 1968 equipaba mecánica de R8 Gordini de 1300cc, con lo cual es un A110 pese a que erróneamente se lo relaciona con al A108 en razón de lo comentado al principio.



La Miniatura
La gente de Otto Mobile ha escogido un modelo realmente raro para reproducir, tan raro que me costó mucho reunir algunos datos para hilar esa breve reseña de este pequeño ignoto.

También es justo comentar que no estaba en mis planes incorporarlo sino que lo hice por una oportunidad que se me presentó.



En efecto, el modelo proviene de otro coleccionista quien no le prodigó el trato cuidadoso que merece una pieza de este tenor, pues entre otros detalles carecía de uno de los limpiaparabrisas, el cual tuve que modelar desde cero copiando al otro, y estaba muy sucio señal de que estuvo expuesto sin la debida protección contra el polvo, razón por la cual hubo que literalmente (y con sumo cuidado) lavarlo con jabón neutro bajo el grifo. Una limpieza en seco hubiese hecho más daño a su delicadísima pintura y sus afilados fotograbados.



Ahora sí, luce en todo su esplendor, destacándose los cromados de gran calidad y una pintura y acabado que es prácticamente un vidrio, imposible encontrarle un defecto.



Recordemos que estas piezas son de resina, sin ninguna apertura pero compensan con cuidados detalles como los cristales de acetato extranítido, fotograbados y demas ammenities, mientras que los interiores tampoco se quedan atrás y captan perfectamente cada rincón de su representado.













He aquí otro de los detalles, esta vez insalvable, le falta la letra "E" en la zaga, que en este caso es muy dificil de subsanar.


ACTUALIZACIÓN 24-3-15: se me ocurrió escribir a la gente de Otto (ver comentarios) y me van a enviar un juego de letras de reemplazo. Elogiable gesto, sin dudas.
 
Esos fotograbados son delicadísimos, prácticamente intocables, pero claro recordemos que este pobre ejemplar no tuvo el mejor de los tratos...





Los bajos como es habitual sin más definición que algún órgano mecánico, la salida del escape y no mucho más.

Ahora sí, la última y nos vamos, espero les haya gustado.


martes, 17 de marzo de 2015

Peugeot 403 (1955) - Solido 1/18

El Peugeot 403 se presentó en Francia en 1955

Inicialmente se lanzó en carrocería sedán o berlina de 4 puertas y posteriormente aparecieron las variantes familiar (1958) y cabriolet, habiendo éste último saltado a la fama a través de la pantalla chica por ser el automóvil del Inspector Columbo, aquella legendaria serie televisiva cuyo protagonista manejaba un sucio y desprolijo 403 convertible.

Se fabricó además de en Francia en varios países de Europa, Africa, Asia e incluso en nuestro país entre 1960 y 1965 siendo el primer modelo de la marca en producirse localmente.

Con este auto, Peugeot se ganó un gran prestigio entre los automovilistas argentinos que lo elogiaban por el andar suave gracias a su esquema de suspensiones que lo hacían prácticamente flotar sobre las deterioradas calles y caminos de esos años, virtudes que luego heredaron sus sucesores 404 y 504.

En 1965 es dejado de lado para concentrarse en el nuevo 404, sin embargo la versión pickup del 403 denominada T4B sigue en producción hasta 1973 en distintas configuraciones como furgón y ambulancia.




 
Montaba un 4 cilindros naftero de 1,5 litros de cubicaje, que erogaba 65HP.

La Miniatura

Se trata de un rara avis en 1:18, lanzado por Solido hace unos cuantos años.

Corresponde a lo que yo denomino segunda etapa de esta fábrica en la cual dio un salto en la calidad bastante notable respecto a lo que venía produciendo hasta entonces, y lo apreciamos apenas echar el primer vistazo al modelo:




Me refiero a detalles como una muy buena pintura, uniformemente aplicada, destacando el burlete que prolijamente contornea al parabrisas, o las tampografías de insignias.



Si hay algo que Solido siempre supo es captar bien las formas.
Podremos criticarle cierta mezquindad en aperturas o detalles extremos, pero un Solido siempre será una buena base para, si se lo desea, meter mano y mejorar.



En este caso no hay mucho margen para el mejorado ya que en general es una miniatura muy lograda con casi ningun aspecto negativo que encontrarle, al menos externamente como sucedía con anteriores productos de esta marca.

Una respuesta contundente de los franceses ante la acelerada evolución que presentaban marcas low cost como por ejemplo Welly o Maisto que en un par de años se instalaron en el mercado ofreciendo masivamente productos muy bien terminados.



Un auto sencillo que va de la mano con la sencillez constructiva de su fabricante.
Y detalles que sin ser exquisitos le otorgan realismo, como la ventanilla semi baja.



O los prolijos cromados de calandra, paragolpes, tazas y tiradores de puerta.




 

Los interiores, bien a lo Solido austeros pero cumplidores.
El auto real tampoco mostraba mucho más.



 

Las bisagras a esta altura un poco desactualizadas, pero volvemos a lo mismo, es un Solido y de alguna manera se le perdona teniendo en cuenta que además tiene sus años.


 

Motorcito, todo un avance en la marca, antes muchos modelos del catálogo ni siquiera ofrecían apertura de capot. Bien por ponerse a tiro de la competencia.



 

Vemos desde abajo, donde también aprueba el rubro, aún siendo Made in France.



No quisiera irme sin mostrar algo curioso de este auto, el único en toda mi colección 1:18 que vino así presentado:



Esto demuestra que las cosas más lindas no siempre vienen rodeadas de telgopor, papel tissue y lujosas cajas. A veces este hobbie sorprende hasta al más avezado.